fbpx

Café de viernes con María Teresa Alonso Curieses
01/03/2016

El viernes pasado tuvimos la ocasión de conversar con María Teresa Alonso Curieses (en el centro de la foto), una mujer de 87 años que, después de casi un año en Residencia Beloso Alto, recibe el alta para regresar a su casa de Algeciras.

Natural de Navarra y asegurada de IMQ Navarra, Mª Teresa Alonso ingresó, en febrero de 2015, en nuestra residencia para tratar su rehabilitación tras un chequeo rutinario en Clínica San Miguel.

Su presencia en la residencia no ha pasado desapercibida, siempre palabras bonitas y halagos hacia los trabajadores, “son unos doctores extraordinarios, todos ellos, grandes profesionales”,  se nota la veracidad de las palabras en su mirada.

Aunque su caso no era de gravedad, Mª Teresa Alonso ha vivido y compartido espacio, sobre todo en el gimnasio, con personas que necesitaban más ayuda que ella, ha visto la evolución de muchos pacientes y no deja de sorprenderse.

Una de estas compañeras “especiales”, expresa Mª Teresa Alonso, es Yolanda Pemán (a la izq. de la foto), una mujer que, a pesar de su amputación en la pierna derecha no se ha rendido ni un solo día desde su ingreso, y que ahora, tras más de un año de esfuerzo y superación, y con la ayuda de la fisioterapeuta, Analía Richarte (a la drch. en la foto) está volviendo a andar.

“Estos doctores hacen cosas maravillosas”, nos repite Mª Teresa Alonso, mientras señala a la fisioterapeute Richarte.

Mª Teresa Alonso ha vivido un año intenso. Muy contenta por encontrarse bien de salud, pero triste a la vez por su partida, dejando escapar alguna lágrima por sus ojos, se despidió el viernes de Residencia Beloso Alto. “Os echare mucho de menos, mucho, este es mi sitio, toda mi familia es de Navarra, y esta ha sido como mi casa. Muchas gracias”.

Mª Teresa Alonso, gracias por tus momentos vividos en la residencia, por tus bellas palabras y por animar a tus compañeros. Eres una persona brillante.

Te deseamos lo mejor.