La fisioterapia en el ámbito de la geriatría
03/05/2018

El ejercicio físico durante la tercera edad es muy recomendable para mantener una buena calidad de vida. La fisioterapia en personas dependientes previene y trata los problemas derivados de la falta de movilidad, conservando y promoviendo la funcionalidad de las personas mayores y dependientes para que puedan valerse por sí mismas.

Nos lo explica Eneko Pascal, fisioterapeuta en la Residencia Beloso Alto.

¿Qué te ha llevado a dedicarte a esta profesión?
Cuando tenía 16 años y a raíz de una lesión en la rodilla pude conocer más de cerca la profesión del fisioterapeuta. Siempre me han interesado las ciencias de la salud y el trato cercano con las personas. El fisioterapeuta se ha convertido en una figura imprescindible en diferentes áreas de la atención sociosanitaria.

¿Por qué el sector de los mayores en concreto y no otro?
Hoy en día, se trata de un sector de la población en crecimiento: la esperanza de vida en España es la segunda más alta a nivel mundial por detrás de Japón. Es interesante el trabajo con las personas mayores, son agradecidos y teniendo toda una vida a sus espaldas, demuestran que pueden lograr las metas que se propongan.

¿Cómo puede ayudar la fisioterapia a las personas mayores?
El fisioterapeuta es clave en la prevención y tratamiento de trastornos de la salud derivados del envejecimiento, y con las técnicas y herramientas adecuadas, puede contribuir al bienestar de las personas, logrando mantener su autonomía durante el mayor tiempo posible. Hoy en día la promoción de la salud y la prevención son factores importantes para llevar a cabo un envejecimiento activo en la persona mayor.

¿En qué consiste tu trabajo diario?
Mi día a día en el trabajo se podría resumir en “breve pero intenso”, el tiempo pasa volando. Mis funciones como fisioterapeuta son realizar un Plan Individualizado de Atención Interdisciplinar, más conocido como PIAI, en el cual los diferentes profesionales de la residencia realizamos evaluaciones periódicas en las que se valora el estado actual y la evolución del residente, en mi caso a través del cual enfoco el tratamiento de fisioterapia. Por las mañanas se realiza la gimnasia grupal con el fin de potenciar la autonomía del residente, también se organizan diferentes grupos de trabajo y el tratamiento individualizado. En función de las patologías del residente se organiza el plan de trabajo, para mejorar la funcionalidad y restaurar en la medida de lo posible el grado de autonomía del residente anterior a la lesión.

¿Qué has aprendido después de tanto tiempo tratando a los mayores?
Todos los días aprendo algo nuevo, cada residente tiene toda una vida detrás. Si con algo me tengo que quedar de ellos es su afán de superación. Las ganas que tienen de acudir a la gimnasia o a la rehabilitación y ver en sus rostros la felicidad que esbozan cuando consiguen hacer algo que por cualquier causa antes les era complicado realizar.

¿Qué momento recuerdas como el mejor al desempeñar tu trabajo?
Cuando agradecen tu trabajo y el de la profesión del fisioterapeuta. Muchos de ellos no conocen esta profesión debido digamos a la juventud de ésta. A través del contacto con la fisioterapia muchos son conscientes de los beneficios que les aporta y agradecen tu labor. Las personas mayores son un colectivo muy agradecido, se hacen querer y te lo agradecen con todo el corazón.

¿Cuesta mucho motivar a los mayores para que acudan a las sesiones de fisioterapia?
Generalmente hay buena respuesta a la asistencia para las diferentes actividades. Teniendo en cuenta que en una residencia el perfil de residentes es muy variado, podemos encontrar personas con mayores o menores alteraciones a nivel cognitivo y motriz. Una gran parte siempre muestran todo su empeño y tesón para realizar los ejercicios o incluso dar un paso en las barras paralelas. Más de un día preguntan por la hora a la qué comienza la gimnasia o simplemente piden que se les acompañe o acuden por su propio pie al gimnasio.

¿Cuál crees que es la mayor ventaja de vivir en una residencia?
En una residencia puedes encontrar diversas comodidades pero se debe destacar una de ellas por encima de todas: estar rodeado por un equipo profesional interdisciplinar que valora y está a disposición del residente día a día, facilitando el entorno en que vive la persona.

 

Las ventajas de la fisioterapia en nuestros residentes suponen tanto beneficios para el estado físico como para el estado mental. Nuestros mayores, tras ejercicioshaciendo ejercicios con fisioterapeutas encuentran una forma diferente de relacionarse con otras personas, fuera de su entorno normal. Esto supone un aumento de su autoestima y les otorga una vitalidad nueva que en ocasiones necesitan.

Por estos motivos, en Residencia Beloso Alto contamos con ejercicios de fisioterapeutas y con una sala de rehabilitación para que nuestros residentes tengan todo lo que necesitan. Si quieres más información, contacta con nosotros en el teléfono 948480 400 o escríbenos  un email.