fbpx

Recomendaciones para los cuidados de personas mayores en verano
11/08/2021

En estas fechas las altas temperaturas son las protagonistas. Nuestros mayores se ven más afectados por el calor extremo y por ello, para evitar golpes de calor, deshidratación o fatiga, compartimos con vosotros estas recomendaciones sanitarias con el fin de mantener bien cuidados e hidratados a nuestros mayores.

1.- Beber mucha agua. La hidratación constante es esencial para mantener el cuerpo hidratado frente a la rápida pérdida de líquido como consecuencia directa del calor. Es necesario controlar la cantidad de agua que bebe la persona mayor y cerciorarnos de que es la suficiente, invitándole a beber, aunque no tenga sed.

2. Usar ropa cómo y ligera. Recomendamos que que su ropa sea ligera y transpirable, de tejidos de lino o algodón en prendas que queden holgadas.

3. Evitar las horas de máximo calor. Salir a pasear siempre es buena opción para las personas mayores, pero es imprescindible evitar las horas de más calor, entre las 12.00 y las 17.00 horas, así como buscar la sombra y utilizar sombrero o gorra para cubrir la cabeza y evitar una exposición directa al sol.

4. Evitar bebidas alcohólicas o con cafeína. La cafeína y el alcohol, además de estimular y provocar alteraciones nerviosas en las personas mayores, favorecen la deshidratación. ¡Evítalas!

5. Más fruta y verduras. Otra forma de mantener a nuestros mayores hidratados es aumentar el consumo de frutas y verduras, evitando guisos o caldos, platos que requieren procesos de digestión largos.

6. Evitar el calor en casa. Aconsejamos cerrar las ventanas durante las horas de más calor y abrirlas a última hora de la tarde y por la noche, cuando refresca un poco más. El uso de ventiladores o el aire acondicionado también es una buena opción, pero no se recomienda una temperatura inferior a 22-24 grados centígrados.

7. Siempre protegidos del sol. Resulta de vital importancia cuidar la piel de nuestros mayores frente a la exposición al sol. La utilización de protección solar es imprescindible, usando como mínimo cremas de factor 30 y evitando aquellas que contengan alcohol.

8. Más actividad al aire libre. Dar paseos ayuda a que las personas mayores estiren los músculos y se encuentren más sanos. Para fomentar una mayor autonomía del anciano y así evitar caídas inesperadas, es preciso mantener el cuerpo activo y así reduciremos también su miedo a caminar solos.

9. Descansar. El calor nos hace dormir menos y, por tanto, estar más cansados durante el día. Para los mayores, evitar este hecho es mucho más importante ya que para ellos las horas de sueño son esenciales para un correcto estado de salud. Mantener una rutina y unos horarios fijos nos será de gran ayuda, así como realizar algo de ejercicio durante el día para aumentar el cansancio y la sensación de sueño.

10. Vigilar la tensión. El calor también altera la tensión, por ello, vigilarla periódicamente ayuda a prevenir efectos negativos en los mayores. Además, los tratamientos médicos a los que están sometidos también pueden afectar a su tensión arterial de manera que su control se convierte en algo indispensable para que su salud esté en perfectas condiciones.