fbpx

“Tenemos la obligación de cuidar y proteger a nuestros mayores. Son nuestra historia, raíces y tradiciones”, Dolores Boillos, directora de Residencia Beloso Alto
25/02/2021

¿Cuál crees que es nuestro principal reto como sociedad en este sentido?

Tenemos la obligación de cuidar y proteger a nuestros mayores. Son nuestra historia, raíces y tradiciones. Debemos ser capaces de concienciar a la sociedad del papel que desarrollan los centros residenciales en su cuidado. Nuestros mayores son nuestra historia, nuestra memoria, raíces y tradiciones. La esperanza de vida es cada vez más elevada y nosotros podemos hacer que esta etapa de la vida se desarrolle con la mejor calidad de vida. En nuestro centro trabajamos en potenciar las capacidades y habilidades de nuestros residentes. Consideramos que el proyecto de vida individual es el eje de todos los programas y actividades que llevamos a cabo. Adaptarnos a cada situación, y ser capaces de modificar los planes en función de las necesidades familiares y de entorno de cada uno es clave en nuestra apuesta por las personas.

Las personas mayores están siendo uno de los grupos más vulnerables frente al COVID19, ¿cómo se está viviendo en Residencia Beloso Alto está situación?

Esta situación la estamos viviendo con mucha incertidumbre. Fuera hay mucha inseguridad, pero tengo la suerte de dirigir un equipo de grandes profesionales que se están esforzando al máximo, demostrando su vocación, y por supuesto, su profesionalidad desde que todo esto empezó.

Ahora más que nunca debemos estar a la altura, nuestros mayores tienen miedo y necesitan seguridad y protección.

Residencia Beloso Alto es una referencia en Navarra por la calidad asistencial que ofrece, ¿qué medidas se han tomado frente a la pandemia para seguir ofreciendo un servicio excelente?

Desde el inicio fuimos muy cautos y precavidos. Semanas antes de que se decretara el estado de alarma, ya habíamos puesto en marcha un protocolo de seguridad, incluyendo equipos de protección individual y formación específica, que mantenemos programada para estar continuamente actualizados. Además, nuestro equipo médico y de enfermería así como nuestra localización junto a Clínica San Miguel nos ha permitido ofrecer una respuesta ágil en los casos que se ha necesitado.

En todo momento se ha mantenido un flujo constante de información con las familias: por un lado, nuestros residentes no han perdido el contacto con los suyos, cuando se ha podido según las directrices de Gobierno de Navarra, se han mantenido las visitas presenciales, y cuando la situación no lo ha permitido, se han habilitado los medios necesarios para realizar videollamadas, llamadas… que nuestros residentes se sintieran acompañados ha sido fundamental en esta pandemia. Y por otro lado, desde la Dirección del centro nos hemos dirigido semanalmente a las familias trasladándoles toda la información disponible sobre las medidas que se estaban aplicando en función de la normativa. Nuestro papel ha sido el de cuidar a sus mayores, y en un momento tan crítico como el que hemos vivido, comunicarnos con las familias era clave para que supieran que estaban en las mejores manos.

¿Qué respuesta habéis recibido de los familiares?

Hemos recibido muchos mensajes de agradecimiento. Destacan la comunicación y la calidad  en el cuidado de sus mayores desde el principio.

Ellos han confiado en nosotros para cuidar a sus familiares, y nos cuentan lo contentos que están con cómo hemos llevado esta situación tan complicada. Continuamente agradecen el trabajo y felicitan al equipo. No puedo estar más orgullosa de mi equipo.

¿Cómo se encara el futuro en Residencia Beloso Alto?

Con ilusión y esperanza. Nuestros residentes ya han recibido las dos dosis de la vacuna y confío en poco a poco recobrar la normalidad, con mucha cautela, por supuesto.

A pesar de los momentos difíciles vividos, agradecemos las muestras de cariño y detalles que hemos recibido. Esta pandemia nos ha mostrado la generosidad y la buena predisposición de muchísima gente, que nos ha ayudado a desarrollar nuestro trabajo sin perder la ilusión.